Just Breathe. Parte II



Bienvenidos nuevamente a este espacio donde seguirás descubriendo nuevas formas de utilizar la respiración como el alimento primordial para activar cada una de tus células, nutrirlas y programarlas para materializar aquello que anhelas y es para tu mayor bien. 


Ahora que has incorporado los ejercicios de respiración matutinos ¿Cómo van tus mañanas? ¿Has notado cambios en tu día? ¿Cómo lo vive tu cuerpo? ¿Le gusta o le cuesta trabajo adaptarse? En ocasiones los inicios son más retadores pero una vez que tu cuerpo experimenta el beneficio, la voluntad de continuar te acompaña.

Antes de explicar las siguientes técnicas, permite crear una pausa que te haga consciente de este precioso momento que estas viviendo. Inhala y siente tu cuerpo, ¿Dónde sientes tensión? ¿Cómo están tus pensamientos? ¿Qué aroma percibes? Quizá estas leyendo pero también estas pendiente de la música o el ruido que hace el vecino, o probablemente tienes un dolor físico que por más que intentas concentrarte parece que la preocupación absorbe toda tu atención.


Sin emitir un juicio sobre tu situación, es recomendable establecer pausas en nuestro día, recordar que siempre hay posibilidad de escanear cómo esta el sistema nervioso, las emociones, los pensamientos. En ti existe la capacidad de transformar cualquier situación y en ese momento de consciencia, exhalas y permites que tu respiración te ayude a volver a ti, más certero, enfocado y liviano.

Por la tarde:

Transitar esta experiencia humana llamada vida es una montaña rusa de emociones y aprendizaje constante. Quizá iniciaste tu día con la mejor actitud, te conectaste con tu respiración, desayunaste delicioso y ahora te sientes invencible pero no faltan momentos retadores que parecieran que se encargan de drenar toda esa energía que parecía imparable.

Para esas ocasiones tienes la posibilidad de recurrir a estas siguientes técnicas que se encargarán de traerte de vuelta a casa

Visualización.


Para esta técnica es importante que te cuestiones las siguientes preguntas ¿Qué emoción siento y en qué parte de mi cuerpo la percibo? ¿Qué deseo sentir? Puede que estés experimentando ansiedad y sientes como si una gran piedra oprime tu pecho. Quisieras sentirte sereno, en paz, con certeza y tranquilidad.


La respiración que utilizas para esta técnica es básicamente la que tu cuerpo te solicite a la hora de comenzarlo, la idea es que termines con una inhalación y exhalación profunda y calmada.

Puedes hacerlo parado o sentado, todo la respiración es por nariz y se recomienda colocar tu lengua en el paladar para promover la concentración. Extiendo mis brazos y al inhalar los muevo hacia la zona de mi pecho o donde experimento molestia, puedo visualizar ese aire entrando a mi cuerpo y campo energético, quizá tiene color o aroma. Ese aire viene cargado de la emoción que quieres vibrar en tu cuerpo.


Al exhalar empujas con tus brazos el aire de tu cuerpo junto con la emoción que buscas transformar, puede que incluso lo veas como una masa densa o como tiras viscosas, entre más te ayudes de tu imaginación más puedes conectar con tu paz interior. Puedes hacerlo hasta sentir que tu respiración es más calmada y profunda.

Es probable que tu cabeza se pregunte cómo le hago si estoy en medio de una junta o las condiciones no son las óptimas para entrar en estado zen, no importa, puedes practicar la visualización y la respiración prolongada mientras hablas, escribes un reporte o recoges tus hijos de la escuela, lo importante es regresar a ti, entender tu emoción y ayudarte a transformarla. Notarás que tu cuerpo reacciona al estimulo proporcionado a través de tu respiración.


Recuerda que tomar agua te ayuda a mantenerte hidratado y por lo tanto tu cuerpo en mejor funcionamiento, si puedes colocar una piedra de obsidiana en tu vaso y dejarla reposar durante 2 horas, potencias el beneficio de tu agua, ya que esta piedra tiene la sabiduría de la madre tierra para transmutar estados poco armónicos en nuestro campo energético, así que déjala hacer su magia.


También quitar nuestros zapatos y enraizarse es una forma maravillosa de volver a nuestro centro, ya que la tierra establece un equilibrio eléctrico en nuestro cuerpo, además de descargar esa energía que se siente turbia. Así que mantén presente estas recomendaciones mientras practicas tus técnicas de respiración.


Por la noche:


Después de un jornada intensa, siempre es importante regresar a casa ligeros y con la mejor intención de sumergirse en un sueño reparador, para eso es importante eliminar cualquier contaminación, ansiedad o molestia adquirida. Practicar la siguiente técnica de respiración te ayudará a volver a habitar tu cuerpo y traer de vuelta tu energía. Disfrútalo.


Respiración para Relajar.


Esta técnica se recomienda hacerla sentado con los pies bien puestos en el suelo o si puedes colocarte en flor de loto, maravilloso. Las manos van juntas en actitud de rezo a la altura de tu corazón espiritual, en el centro de tu pecho.

La respiración es profunda por la nariz, el ritmo es lento pero fluido, la boca es cerrada y la lengua se coloca en el paladar a la hora de inhalar y al exhalar la lengua baja hacia los dientes inferiores, los ojos están cerrados en actitud receptiva, antes de cerrarlos puedes dirigir la mirada hacia arriba y cerrar los ojos, esa acción promueve entrar a estado alfa con mayor facilidad.


Subes la lengua a tu paladar e inhalas en 4 tiempos, bajas tu lengua a los dientes inferiores y exhalas en 8 tiempos. Repites por 3 minutos mínimo, si puedes hacerlo por más tiempo le das oportunidad a tu sistema nervioso que se relaje y tu mente suelte todos los pensamientos repetitivos.


Después de esta práctica tu cuerpo, mente y espíritu se encuentran sincronizados y listos para tener un sueño reparador. Antes de dormir puedes agradecer todo el aprendizaje del día y los pequeños y grandes milagros que experimentaste, también puedes mantener presente tus propósitos para comunicárselos a tu doble cuántico, ser superior o tu yo elevado, y recibir su guía para generar los escenarios más convenientes.

Estas técnicas de respiración pueden convertirse en tu mejor aliado para transitar cualquier situación, para tomar consciencia sobre la antena receptora que somos y la capacidad de creación de nuestra realidad, y sin duda para mantener tu bienestar. Mientras más frecuente es tu práctica, el beneficio se vuelve expansivo, la elección es tuya.

Gracias por procurarse, sanar y ayudar a sanar al universo

¡Y recuerda sólo respira!

Kika BE

160 vistas