Dieta para el alma, Chakra 7

Actualizado: 1 de nov de 2019


Chakra Corona. Séptimo

¡Hola queridos Bravers! ¡Bienvenidos a la meta! Ha sido un placer acompañarlos en este viaje de 7 semanas de Dieta para el Alma. Por favor dense un gran aplauso y una palmadita en la espalda y siéntanse orgullosos de todo el camino que han recorrido estas semanas.


Todo lo nuevo que aprendieron, de información de chakras y unas cuantas recetas, pero sobre todo de ustedes mismos. Como siempre, queremos agradecerles a todos los que por medio de mensajitos por WhatsApp, comentarios en el blog y en redes sociales, nos han compartido su experiencia y un pedacito de sus vidas y crecimiento personal. ¡Gracias porque también sirven de inspiración para muchos otros! ¡Y eso es ser un Braver de verdad!


La semana pasada quisimos dejarles una semana de vacación y compartirles un poco de los

Registros Akáshicos porque estamos estrenando terapia ¡weeeejeeeeu! (ruido de botella de

champagne al fondo). Así es, siempre estamos buscando maneras de ayudarlos a estar más felices, más alineados y más comprometidos con su bienestar en consciencia y no hay nada mejor que echarse un clavado a la biblioteca interna para sanar desde el origen y entender cómo se compone mi alma. Espero que se animen a viajar hacia su interior y (re)descubrirse.


Para cerrar con broche de oro nuestro blog de Dieta para el alma, hemos preparado una sorpresa muy especial para todos lo que quieran participar. Pero esta vez no hay spoilers así que tendrán que terminar de leer este post para enterarse de la sorpresa que hemos preparado. En la última parada de nuestro recorrido por los chakras, nos vamos a ir hasta la punta de la cabeza para encontrar a Sahasrara o chakra Corona. Está localizado, como su nombre lo dice, en la coronilla. Es el último de los chakras espirituales del cuerpo y aquí es donde se hace la conexión con el Yo superior y el Yo inferior.


El elemento que va a trabajar con este chakra es el pensamiento. Aquí se genera la consciencia y el entendimiento de toda la energía a mí alrededor. Trabaja en el auto conocimiento y la energía que genera este chakra es la dicha. Este centro es la entrada principal de toda la energía que proviene de la fuente, encontramos la sabiduría divina, la

voluntad espiritual, con esta capacidad de dar un servicio o ser serviciales. Los órganos con los que trabaja son: el cerebro, sistema endocrino, corteza cerebral, sistema nervioso central y pituitaria también. El color que usamos para este centro es el violeta, aunque también lo podemos ver representado con el blanco (por eso vamos a las meditaciones vestidos de blanco).


Cuando encontramos este chakra desalineado, aparece la depresión, confusión, la falta de fe, falta de sentido en la vida y la victimización. Existe poca disposición para servir y podemos empezar a ver signos de senilidad. Lo que mata a este chakra es el apego. Es aferrarse a una creencia, persona, situación, etc. Que te encierra mentalmente y no te deja avanzar. Lo que se busca al trabajar con este chakra es el equilibrio entre cuerpo / mente / espíritu. Es esta alineación de los tres componentes la que nos permite fluir en armonía. Es llegar a un estado de serenidad total, donde me siento seguro de mí mismo, de mi cuerpo, de las personas que me rodean y de las situaciones que están a mí alrededor. Es tener esta certeza de que pase lo que pase, todo es perfecto para mi evolución en esta vida. Saber que me cuidan, me protegen y me guían amorosamente hacia mi mayor beneficio.


Como este chakra es el más espiritual y va más allá de los aspectos físicos, se asocia mucho con la idea del ayuno. Siempre podemos incluir alimentos o ingredientes de los colores que lo representan, pero esta semana el ejercicio que vamos a hacer es un ayuno. Lo que se busca con el ayuno es liberar nuestro sistema del ruido, de lo que necesita, de alimentar al alma.


Por favor no entren en pánico y crean que vamos a dejar de comer todos una semana porque yolo nos volvemos hippies. El ayuno por supuesto que puede incluir comida pero vamos a llevar nuestro ejercicio a otro nivel. Vamos a hacer ayunos de diferentes tipos y ustedes van a escoger qué, cómo, cuándo y dónde lo van a hacer.


El primer ayuno, y en lo personal creo que el más importante, va a ser el de redes sociales. Chan chan chaaaaaaan, pude escuchar un par de Smartphones caer al leer esta oración. Pero es verdad, no saben cuanta falta nos hace. Y les habla la millennial que no tiene redes sociales desde hace dos años. Bueno, tuve que abrir FB de nuevo por necesidad estos meses, pero la verdad ni me hace tan feliz, no le pongo la atención que le ponía y descubrí que quiero borrar a la mitad de mis contactos. Si no quieren ser tan extremistas como yo o por equis razón no pueden olvidarse de sus redes así como así. Porque algunos trabajan por estos medios, regálense una hora antes de dormir y al levantarse sin revisar sus teléfonos. Ya sé que también son nuestros despertadores pero solo interactúas lo mínimo para apagarla y te levantas. Suelten ese teléfono, miren por la ventana, hablen con su significant other, su familia, sus hijos, con el perro, gato o tortuga o la planta. Todo ser vivo necesita de una interacción. Quitémonos el apego a recibir estímulos constantemente.


Segundo, ayuno de alimentos que me hacen caer en los excesos, me hacen sentir mal o no me generan una nutrición de calidad y estorban en mi proceso. Aquí todos sabemos cuál es nuestro coco o debilidad. Corten con eso una semana, un día, el tiempo que decidan. Vean cómo reacciona el cuerpo, qué emoción me representa ese alimento, que tomo de ese alimento para llenarme.


Tercero: ayuno de emitir juicios hacia uno mismo y otros. Guarden silencio, resérvense esos

comentarios que no ayudan en nada a los demás. Los chismes, las intrigas, secretos. Cachen

cuántas veces al día emiten juicios que no tienen valor alguno, para ustedes o los demás. Pronto aprenderán a saber cuándo hablar y lo que salga de su ronco pecho serán palabras de amor.


Cuarto: ayuno de personas o situaciones tóxicas. Así como arriba nos alejamos de ser mal vibrosos, ahora toca alejarse de personas que no me aportan cosas positivas. Todos ubicamos a alguien o esa situación que sabemos que nos drena la energía y nos deja agotados. Sean selectivos pero de manera positiva. Observen cuándo o quién me engancho y todo lo que esto genera en mí.


Quinto: ayuno de compras innecesarias. Hagamos consciencia de las cosas que realmente

necesito. Esto aplica para ropa, accesorios, comida, todo lo que se les ocurra. A veces gastamos sin darnos cuenta o compramos cosas que ni ocupamos, se echan a perder o las dejamos arrumbadas en un rincón. Cuando sientan esa necesidad, destinen la cantidad que pensaban gastar a un fondo de ahorro, a una caridad, algo diferente.


Sexto: ¡despierten esa creatividad e inventen su propio ayuno! Todos sabemos perfecto a qué le tenemos apego. Libérense de eso. Disfruten lo que son al máximo y vayamos más ligeros en el camino.


Lo prometido es deuda, así que aquí les va la sorpresa que hemos estado preparando. Nos

encantaría que nos acompañaran a una meditación para cerrar este ciclo tan maravilloso que

hemos tenido. Los esperamos el sábado 1 de septiembre a las 10:00 am para dejarnos guiar por la maravillosa Luz Ma y su sabiduría milenaria. La inversión amorosa de esta meditación será de $100 y al final de la meditación tendremos un pequeño espacio con más sorpresas para compartir y para convivir con todos ustedes.


Les agradezco infinitamente que nos hayan acompañado a lo largo de estas semanas. Ha sido todo un reto y un gusto compartirles toda esta información pero sobre todo de verlos súper aplicados, felices, creciendo, abriendo los ojos, con una sonrisa en la boca y con todo lo que nos han demostrado a lo largo de esta semana. Sigan trabajando con ustedes mismos, nunca se den por vencido porque son importantes y valiosos sólo por existir.


Para finalizar quiero agradecer también al súper equipo de Bravo Holístico: Vane y Erika por el espacio y por creer en mis locuras. A mi madre querida que es mi auto corrector, mi fuente de inspiración y quien siempre tiene una perspectiva nueva que aportar (ven, sabiduría milenaria).


Espero que nos podamos volver a conectar en este espacio próximamente y les deseo todas las bendiciones del mundo. Gracias, los amo, Fin.


Estef O.

45 vistas2 comentarios