Desconexión con mi ser interno

Actualizado: 1 de nov de 2019


Desconexión con mi ser

¿Cuántas veces te has sentido que no puedes más? que tu cuerpo no responde a la velocidad de tu mente o que incluso tu mente está tan saturada que no existe espacio para pensar claramente. Y qué decir de las emociones, pareciera que podemos experimentar tanto que en ocasiones sólo quisieras desconectarte de la sensación de sentir.


En nuestra sociedad es más común encontrar historias de cansancio extremo, estrés, falta de sueño o tiempo, ansiedad e irritabilidad, dolores musculares y hasta ojitos saltarines o tics nerviosos. Resulta tan cotidiano que lo vemos normal e incluso se asume como consecuencia del éxito profesional o de vida.


Hace unos meses asistí al doctor por una molestia en mi lengua, traía un sabor a metal que interrumpía mi aparente tranquilidad. Después de un escaneo general, el diagnóstico arrojaba agotamiento muscular ¿QUÉ? Yo creía que mis hábitos alimenticios y la fiesta le habían dado trabajo extra al hígado, parecía ser la explicación más lógica para mi cerebro, nunca imagine que se trataría de un factor relacionado al estrés y un nivel de autoexigencia marca you will cry.


La carga de trabajo; en mi caso el esfuerzo repetitivo de mis músculos y el estrés que atravesaba en ese momento, había creado un sobre esfuerzo en mi páncreas. Mmm al principio me costó entender la lógica, posteriormente al conocer la función de esta glándula entendí el porqué de mi afección.


Resulta que el páncreas al recibir alimento libera hormonas y jugos gástricos para obtener los nutrientes de los alimentos, mantiene el equilibrio de glucosa en la sangre y permite que nuestro cuerpo tenga más punch para la realización de tareas diarias. Cuando hay un desequilibrio se puede experimentar pesadez corporal, abdomen distendido, diarrea, constipación, dolor en tórax. ¡Bingo! Al menos un síntoma de los mencionados parecía corresponder a mi afección.


Una dieta libre de alimentos refinados, conservadores y colorantes, descansar y medicamento para fortalecer la función del páncreas fue la sugerencia del doctor, no sin antes recordarme que cada síntoma tiene un origen a nivel emocional.


¡Plug! Me fui de espaldas al percatarme que sí, yo que diariamente doy consejos sobre escuchar las señales que tu cuerpo manda para avisar de un desequilibrio, sobre las emociones que encierra una dolencia, sobre conectar con tu sabiduría interna; estaba poniendo cero atención a mi cuerpo y emociones.


Al asumir que yo también soy ser humano igual de especial que todos los demás, me enfoque a entender el grito de mi cuerpo. Descubrí que un desbalance en el páncreas emocionalmente se relaciona con excesiva preocupación relacionada con la actividad mental, obsesión y perfeccionismo. Si se acentúa se puede experimentar aislamiento y falta de dulzura.


¡Suelo, suelo! no lograba levantarme de la lona cuando otro veinte me caía y me devolvía al piso, estaba transitando una etapa de enfado y frustración porque parecía que mi vida había perdido dulzura. En ese momento la carga de trabajo había aumentado considerablemente y no me di el tiempo para analizar, sintetizar y procesar mis nuevas experiencias, solo me sentía sin tiempo ni energía para realizar actividades que normalmente me nutren.


Caí en cuenta que mi nivel de auto exigencia me llevo a un punto donde pase sobre mí, me consumió y arraso con el disfrute del día a día. Al final agradezco a mi páncreas por notificarme de esta situación, el tomar consciencia sobre la desconexión conmigo me orillo a escuchar y estar más presente en mi vida.


No es acto de magia el sanar el cuerpo, implica un acto de amor a nosotros mismos, una elección consciente por recorrer nuestro camino, escucharte atentamente, hacer aquello que más te vibra, buscar espacios que te desconecten del estrés continuo, no caer en el overthinking, saborear tus comidas y el aire que respiras, asistir solo a eventos donde quieras estar, con gente que suma, y siempre regresar la mirada al ser más importante, tú mismo.


Tomar la responsabilidad sobre las decisiones y pensamientos, requiere mucho valor. En cada segundo estamos creando la realidad, por lo que para conocer tu futuro pregúntate ¿qué pensamientos rondan mi mente? Y si existe alguna dolencia escanea tus emociones, observalas y toma la acción que más conecte con tu intuición.


También recuerda que no por ser más consciente sobre el equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu, se está exento de experimentar dolencias, depresiones, dudas o miedo. En esta aventura llamada vida, tenemos derecho a fallar, a equivocarnos y aprender de los errores, nadie es perfecto, solo somos seres humanos en proceso de aprendizaje.


Y por aquí les dejo unas frases que ayudan a reforzar la conexión con el páncreas y las emociones que ahí se manejan. ¿Quién sabe? Quizá si se repiten constantemente se vuelven realidades.


Asimilo las experiencias correcta y apropiadamente para mi mayor bien y el de todos los involucrados.


Me amo y me apruebo


Yo creo la dulzura y la alegría de mi vida


Yo merezco dulzura y soy capaz de buscarla y alejarme de todo aquello que no me lo brinda.


Kika BE

26 vistas